Aprender un idioma gracias a la música

“Cuando las palabras terminan, la música comienza”, Heinrich Heine.

Si la música a veces supera la palabra en cuanto a su poder de expresión, la combinación de ambas es sin duda muy poderosa.  La música es incluso un medio excepcional para apropiarse de un idioma extranjero.

Un estudio en el que participaron 60 adultos, llevado a cabo por la universidad de Edimburgo demuestra que cantar favorece el aprendizaje de un idioma nuevo. Cada adulto debía escuchar frases en húngaro, habladas o cantadas, durante 15 minutos, para luego repetirlas. Los investigadores observaron que los sujetos que aprendían con el apoyo de una canción tenían más facilidad para realizar esta tarea. ¡Una buena noticia para los amantes de la música! ¡Y del francés! Aunque, en verdad, no nos hacía falta un estudio científico para confirmar lo que todo el mundo bien sabía. Si todos los españoles conocen de carrerilla alguna canción de Alaska, Mecano o Rafael, al igual que todos los franceses conocemos de carrerilla alguna canción de Edith Piaf, Téléphone o Stromae, es precisamente porque son… canciones.

Un aprendizaje profundo e inconsciente

El aprendizaje a través de la música posee una ventaja irrefutable: permite grabar los elementos en la memoria de manera natural, sin exigir ningún esfuerzo consciente. Aprender el alfabeto a través de la música es un método ampliamente extendido que se puede aplicar a cualquier canción. Con que a uno le guste canturrear una melodía, y si la letra es fácil de entender, las frases se quedarán intactas en la memoria del oyente. Y conocer tales frases  ayuda a comprender en profundidad cómo estas se estructuran.  Madalena Cruz-Ferreira, doctora en linguística, explica en su blog  Être multilingue que la fuerza de la música reside en el hecho que la música “trocea el lenguaje”. Asimismo, el ritmo de la canción facilita la memorización de la letra.

El placer de aprender

Si desea realmente hablar el idioma que estudia, en lugar de aprender reglas de gramática como si se tratara de fórmulas matemáticas, la música es la herramienta adecuada. De hecho, la repetición es clave en el aprendizaje de un idioma. Poca gente encuentra placentero repetir mentalmente listas de vocabulario o excepciones gramaticales, en cambio, las canciones nos dan alegría, ¡e incluso pueden ser adictivas! Además, nos proveen un contexto, una historia por la que hemos desarrollado interés, personajes a los que tenemos cariño. Todos estos ingredientes proporcionan un marco fantástico para el aprendizaje.

Ejemplos específicos del francés

Para un alumno de francés, haber escuchado “Ne me quitte pas” de Jacques Brel no solo le permite acordarse de que “quitter” en francés NO es “quitar” (es “dejar”), sino también aprehender la estructura del imperativo negativo por el hecho de repetirla varias veces. Podrá fácilmente derivar de ello un “NE ME DÉRANGEZ PAS” ou “NE LUI DIS RIEN”, porque sabrá inconscientemente que la estructura de la frase es NE + pronombre + VERBO + PAS/rien/jamais… La canción “Comment te dire adieu” de Françoise Hardy (Sous aucun prétexte je ne veux / Avoir de réflexes malheureux, Il faut que tu m’expliques un peu mieux, Comment te dire adieu) así como la canción “La Javanaise” de Serge Gainsbourg (J’avoue j’en ai bavé pas vous, Mon amour, Avant d’avoir eu vent de vous, …) son desafíos fonéticos absolutamente maravillosos para los locutores hispanófonos.

En ¡Aprende Francés Ya!

Queda claro que, tanto a nivel lexical como gramatical y fonético, la música es un excelente recurso para apropiarse un idioma extranjero. Aquí en ¡Aprende Francés Ya! , lo sabemos muy bien: todos los alumnos que pasaron por nuestros cursos intensivos conocen unas cuantas canciones del repertorio de la llamada “Chanson Française”, desde La Bohême, de Charles Aznavour, hasta Ne me demande pas, de Clarika. También aquellos que han participado en nuestros talleres musicales (Serge Gainsbourg, Georges Brassens, Renaud, y los rockeros Noir Désir o M), en nuestras memorables fiestas de fin de curso (Zaz, Georges Moustaki, La Rue Ketanou… ) y nuestros desayunos en francés (Josephine Baker, Edith Piaf, Stromae… ). Sólo nos queda recomendaros nuestro desayuno de este sábado 25 de enero  en el cual disfrutaremos en directo de la música de Brel y Brassens. Los participantes conocerán la lista de canciones que se tocará antes de venir, para poder familiarizarse con ellas, y tendrán las letras de las canciones a la vista para poder unir su voz a la de los intérpretes Alessandro Antonuccio (Jacques Brel) y Javier Pájares Guitiérrez (Georges Brassens).
¡Aprende francés cantando Ya!